Todos experimentamos la frustración. Usualmente, viene de tartar de hacer algo con respecto a una situación en la que parece que no podemos hacer nada. Nos frustramos porque parece que las cosas demoran demasiado, nuestra tarea es demasiado difícil o nadie quiere ayudarnos. Nos frustramos porque el dinero que necesitamos no llega, o porque los dolores, cargas y circunstancias que clamamos que fueran quitadas de nosotros siguen estando sobre nuestras vidas.

Todos sabemos que es la frustración de alguna u otra manera, incluso muchas personas la experimentan por años. Esto es porque no sabemos nada de la Gracia de Dios. Generalmente cuando estamos frustrados se debe a que estamos tratando de hacer que las cosas pasen en lugar de esperar a que el Señor las haga pasar. Nuestra frustación es un signo de que estamos actuando independientemente de Dios.
Para no sentir frustración, debemos soltar la cosas y confiar en que Dios haga lo que El solo puede hacer. Debemos dejar a Dios ser Dios.
¿Se siente frustrado respecto a su madurez espiritual? ¿Siente que nunca va a cambiar? ¿Le parece que por más que ora y busca a Dios, usted empeora? ¿Está luchando contra algún area de su personalidad que le está causando problemas, o esta tratando con alguna atadura específica en su vida? Si es asi, la razón por la cual está frustrado puede ser que está tratando de cambiarse a sí mismo, en vez de confiar en que Dios lo cambie. En el momento que usted diga sinceramente: “Señor, no puedo hacer esto, te lo entrego.” Casi siempre sentirá que la frustración se levanta y se va.  
Como creyentes todos hemos confesado este texto Bíblico en alguna situación de nuestra vida que consideramos necesitar ser fortalecidos para avanzar. Filipenses 4:13  Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Pero he comprobado que lo hemos confesado sin revelación lo cual añade a la frustración que podamos sentir en ciertas situaciones. Si, en verdad, En Cristo lo podemos todo y con Dios todo es posible, pero solo si está de acuerdo a su voluntad (su Palabra).

Jeremías 29:11  Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza. 
Juan 15:4-5  Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.

En otras palabras es como si el Señor nos dijera: Yo tengo el mejor plan para tí y te fortaleceré a través de Cristo para llevarlos a cabo, si Yo estoy en ello, pero si actúas en tus propios planes, en tus propias fuerzas e independiente de mí nada podrás hacer.Dios es el único que puede hacer que las cosas ocurran para usted. El es el únio que puede traer a su vida las cosas que usted desea. El es el único que puede abrir las puertas para una vida en Victoria. Tartar de echarlas abajo por sus propios medios no lo llevará a nada bueno. Por más que trate de hacer su propio camino, las puertas cerradas seguirán cerradas. Pero cuando usted haga las cosas a la manera de Dios; súbitamente El abre las puertas signifcativas para usted y lo hace tan rápidamente que lo deja asombrado.
Mantengase cerca de Dios y todas las grandes oportunidades que El le da. Descanse en el reposo del Señor. Reciba como propios los planes de Dios para usted y la Fortaleza para llevarlos a buen ternimo. No desvíe su mirada del autor y consumadaor de su fe. Espere en Dios y verá resultados asombrosos. 



Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Qué dice la Palabra de Dios acerca de la caravana de Migrantes?

TAREA ESCOLAR

TAREAS DE LA CASA