Somos la luz en un mundo de tinieblas Vivimos en un mundo de obscuridad donde el mal está por encima del bien y donde se han perdido los principios de la fe. El hecho de que vivamos en un mundo así no significa que debemos ser así o pensar de la misma manera en que piensan. Sabemos que cuando actuamos en maldad, cosechamos maldad, pero cuando actuamos en bien, cosechamos cosas buenas. Conozcas o no conozcas a Dios, aplica por igual.

 Nosotros como hijos de Dios debemos de llevar la Palabra de Dios en lo más alto donde los demás la puedan ver y escuchar. En la actualidad podemos encontrar muchas distracciones que nos alejan de Dios. En muchas ocasiones nuestra mirada esta cegada y eso causa que no veamos la verdad. Dios se manifiesta y obra de diferentes maneras; el que nosotros no lo veamos no significa que no esté obrando y el que no lo sintamos no significa que no se esté manifestando. 

Tenemos en nuestras manos la oportunidad de que una persona reciba a Jesús en su corazón, o no. No podemos llevar la Palabra si no estamos lo suficientemente preparado para hacerlo. Debemos de llevar la luz del evangelio a donde sea que vayamos e influenciar a las personas con la verdad. 

En Mateo 5:14-16 dice: 

14 Ustedes son la luz del mundo, como una ciudad en lo alto de una colina que no puede. (Asimismo no podemos esconder nuestra fe). 

15 Nadie enciende una lámpara y luego la pone debajo de una canasta. En cambio, la coloca en un lugar alto donde ilumina a todos los que están en la casa. (En muchas ocasiones dejamos que nuestra lámpara se apague para que nadie nos pueda ver, pero lo que no entendemos es que nos tienen que ver a nosotros sino a Cristo, a la Palabra de Dios). 

16 De la misma manera, dejen que sus buenas acciones brillen a la vista de todos, para que todos alaben a su Padre celestial. (Nuestro testimonio como hijos de Dios no siempre es el más correcto de todos). 

Hemos visto tanta maldad que pensamos que no puede haber algo peor. Lo que no sabemos es que el enemigo está esperando que nuestra fe se debilite para que nuestra luz se apague, entonces ¿Cómo seremos luz en la oscuridad si nuestra lámpara se ha apagado? En mateo 24:12 dice que por causa del pecado, el corazón de muchos se enfriará. Por otro lado podemos ver en Levíticos 6:13 donde dice que el altar siempre debe de estar encendido; nunca debe apagarse. 

Seamos nosotros el claro ejemplo de la veracidad de la Palabra de Dios y no dejemos que el fuego de Dios se apague en nuestros corazones

Por Yirel Pacheco

Comentarios

Entradas más populares de este blog

SOMETE TUS PENSAMIENTOS A CRISTO

¿Qué dice la Palabra de Dios acerca de la caravana de Migrantes?

CUATRO PREGUNTAS QUE TE DEBES HACER.