EN CRISTO NO HAY CONDENACION

EN CRISTO NO HAY CONDENACIÓN


A pesar de que Romanos 8:1 nos enseña que no hay ninguna condenación para los que están en Cristo Jesús. Muchos creyentes luchan con la culpa y condenación. Debido a nuestro amor hacia Dios, queremos hacer lo correcto, pero aún así hay ocaciones en que andamos en la carne en lugar de andar en el Espíritu y cometemos errores. Pecamos y tomamos decisiones equivocadas. Cuando nos damos cuenta de que hemos pecado, deberíamos arrepentirnos rápido y concienzudamente, y estar dispuestos a dar la espalda  al pecado y hacer lo que es correcto, con la ayuda de Dios. Una vez que nos hayamos arrepentido y le hayamos pedido y recibido perdón a Dios, no debemos continuar cargando ese peso de la condenación. Jesús nos libro tanto de la iniquidad como de la culpa. Cuando nos arrepentimos y le pedimos a Dios que nos perdone, Él no solo nos perdona, sino que olvida y echa nuestras transgresiones tan lejos como está el oriente del occidente ( vea Salmos 103:12, Hebreos 10:17-18).

Jesús murió siendo el sacrificio perfecto por nuestro pecado, y no se necesitará jamás ningún otro sacrificio (vea Hebreos 10:11-12). La culpa que sentimos cuando pecamos es a menudo nuestro "sacrificio" para pagar por los pecados que hemos cometido. Creemos que si de alguna manera  somos miserables y no nos permitimos disfrutar de la vida, esos sentimientos de condenación ayudarán a equilibrar la balanza de la justicia. ¡Ese razonamiento está equivocado! La culpa es una carga invisible que nos desgasta y no nos hace ningún bien. De hecho detiene el progreso y nos incapacita para la comunión apropiada con Dios, porque debemos acercarnos a Él con Fe y con audacia, no con miedo ni culpa.

Algunas personas son literalmente adictas a la culpa. ¡No se sienten bien a menos que se sientan mal! Creemos que Jesús pago por nuestros pecados por completo , o  creemos que debemos agregar nuestro sacrificio al de Él, lo cual, por supuesto, es incorrecto. Romanos 8:1 nos manda caminar por el Espíritu y no por la carne. Una de las formas de hacer eso es tratar con nuestros pecados  en la forma en que el Espíritu Santo nos indique que lo hagamos, que, definitivamente, no es arrepentirse y luego sentirse culpable. Dios nos promete que Él es fiel y justo, nos perdonará y nos limpiará de toda maldad (vea 1 Juan 1:9). Dios nunca hace nada a medias. La obra de Jesús en la cruz está consumada, de manera que comience a disfrutar la libertad de la culpa y la condenación que está disponible para usted. ¡No les crea más a sus sentimientos que a la Palabra de Dios!

E.R.





Aprendamos más sobre como vivir en victoria y libres de condenación con los Pastores Ignacio y Nuvia Hughes con el tema: Lo Que Dios Permite.



Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Qué dice la Palabra de Dios acerca de la caravana de Migrantes?

TAREA ESCOLAR

TAREAS DE LA CASA