Paz, amor y esperanza

Este año ha sido un completo reto para todos, principalmente para los hijos de Dios. Si no conoces a Dios no te queda más nada que vivir como el mundo vive, ¿Pero qué pasa con los que sí lo conocen? No podemos ser influenciados por el mundo y adaptarnos a su sistema y creencias.

En este 2020 han sucedido cientos de cosas que han puesto en duda si la tecnología y la ciencia es lo suficientemente capaz de dar una solución que salve a la humanidad. Pudimos ver como la fe de muchos desvaneció, como se le dio lugar al temor, como el pecado abundó más que el amor; vimos como muchas iglesias cerraron y como el temor que se le tenía a Dios terminó; no podemos negar por otra parte, que muchas almas fueron salvadas y ahora son congregados y están en los brazos del Padre. 

Podemos decir que este año tuvo sus pros y sus contras pero, ¿Es así como en realidad lo vemos? Le invito a tomar un momento para meditar las siguientes preguntas: ¿Hay paz en nuestra vida?, ¿El amor de Dios sigue reinando en nuestros corazones por encima del temor?, ¿Dónde está nuestra esperanza? Y ¿Nuestra fe es la misma de como iniciamos el año?

Estas preguntas son para reflexionar en la Palabra de Dios y examinarnos. La mayoría de las veces la situación en la que estamos viviendo dicta nuestro estado de ánimo y el resultado de nuestras acciones, cuando no debería ser así; por el tiempo en el que estamos viviendo es de suma importancia que nos mantengamos fuertes en donde estamos situados.

Mateo 7:24-27    "Así que todo aquel que escuche estas palabras mías y las ponga en práctica, será como un hombre sabio [un hombre previsor, práctico y sensato] que construyó su casa sobre la roca. Cayó la lluvia, vinieron las inundaciones y los torrentes, y los vientos soplaron y golpearon contra esa casa; pero no cayó, porque había sido fundada sobre la roca. Todo el que oiga estas palabras mías y no las cumpla, será como un hombre tonto (estúpido) que construyó su casa sobre la arena. Y cayó la lluvia, y vinieron las inundaciones y los torrentes, y los vientos soplaron y golpearon contra esa casa; y se derrumbó, y grande y completa fue su caída".

Si tenemos la convicción y seguridad del lugar donde estamos situados, entonces, ¿Por qué temer? Le invito a hacer una oración y donde pueda usar los siguientes versículos para interceder de igual manera:

• Juan 14:27 (Les dejo un regalo: paz en la mente y en el corazón. Y la paz que yo doy es un regalo que el mundo no puede dar. Así que no se angustien ni tengan miedo).

• Romanos 5:5 (Y esa esperanza no acabará en desilusión. Pues sabemos con cuánta ternura nos ama Dios, porque nos ha dado el Espíritu Santo para llenar nuestro corazón con su amor).

• Salmos 42:1 (¿Por qué estoy desanimado? ¿Por qué está tan triste mi corazón? ¡Pondré mi esperanza en Dios! Nuevamente lo alabaré, ¡mi Salvador y mi Dios!).

Que la voluntad de Dios se manifieste en sus vidas en el nombre de Jesús, amén.

Yirel Pacheco


(Las siguientes fuentes fueron tomadas de la versión amplificada).




Comentarios

Entradas más populares de este blog

SOMETE TUS PENSAMIENTOS A CRISTO

¿Qué dice la Palabra de Dios acerca de la caravana de Migrantes?

CUATRO PREGUNTAS QUE TE DEBES HACER.