EL PASTOR: LA ESTRELLA DE LA IGLESIA


El Pastor:
La Estrella de la Iglesia

Comencemos reflexionando sobre los siguientes hechos científicos sobre las estrellas. Luego veremos cómo estos hechos se relacionan con el ministerio pastoral y por qué Cristo comparó a los pastores con las estrellas.


Cada estrella tiene un comienzo y después de su nacimiento, una estrella vive varios ciclos de crecimiento, pero finalmente comienza a desprenderse de sus capas externas en preparación para la muerte. Por lo tanto, no hay tal cosa como una estrella permanente. La vida útil de una estrella está determinada por la cantidad de combustible que tiene en su núcleo y la velocidad a la que usa ese combustible. Las estrellas masivas tienen una vida útil más corta porque experimentan una mayor presión en sus núcleos, lo que les hace quemar energía más rápidamente. Las estrellas más pequeñas queman con menos brillo, pero debido a que experimentan menos presión en su núcleo que las estrellas masivas, las estrellas más pequeñas generalmente queman más tiempo.

Como ocurre con los seres humanos, el comportamiento de las estrellas jóvenes y de las estrellas más viejas es muy diferente, ya que se sabe que las estrellas más jóvenes giran rápidamente y tienen altos niveles de "actividad de superficie". Empieza a disminuir. Aunque las estrellas más viejas giran más lentamente y tienen menos actividad en la superficie, es en sus años de madurez que producen la luz más fuerte y más estable. Como los seres humanos, no hay dos estrellas Fuera de todas las estrellas en el universo, cada una es única en sus características físicas y tamaño. Además, cada estrella emite su propio nivel único de luminosidad y matiz basado en las temperaturas de la superficie. Una estrella puede ser una diversidad de colores (rojo, amarillo, blanco y azul) dependiendo de una variedad de factores.


Aunque las estrellas pueden cruzar las órbitas de otras estrellas, cada estrella tiene una órbita específica y predeterminada, desde la cual gira muy poco, incluso durante un lapso de tiempo de miles de años. Esto explica por qué las señales en los cielos no han cambiado a lo largo de la historia. Ahora consideremos cómo estos hechos científicos sobre las estrellas ayudan a explicar por qué Jesús compara simbólicamente y espiritualmente a los pastores con las estrellas. Al igual que las estrellas en los cielos, incluso el ministerio pastoral más brillante y brillante es temporal y se está desvaneciendo. Aunque un pastor puede servir en un solo lugar durante muchos años, no existe tal cosa como un pastor permanente. Finalmente, llega un momento en que su luz comienza a desvanecerse, por lo que una nueva "estrella" puede llegar. A tiempo, cada pastor comienza a calmarse y se prepara para que otro pastor ocupe su lugar y se convierta en una luz guía para esa iglesia y comunidad. 

La vida útil del ministerio de un pastor puede ser corta o larga, dependiendo de varios factores. Un factor clave es la cantidad de combustible y resistencia espiritual que tiene en su núcleo, así como la tasa a la que gasta ese combustible para correr su carrera. A menudo, los pastores de iglesias más grandes tienen ministerios con vidas más cortas porque experimentan una gran presión en su núcleo, lo que puede hacer que se agoten más rápidamente. Y aunque puede parecer que los pastores con congregaciones más pequeñas se queman con menos brillantez o tienen menos impacto, pueden iluminar su luz por más tiempo porque experimentan menos presión en el cuerpo. La cantidad de combustible espiritual que reside dentro de un pastor, su uso de ese combustible, y su capacidad para soportar la presión en su núcleo son factores críticos para determinar la longevidad de su ministerio.

Al igual que las estrellas masivas, aquellos pastores que tienen congregaciones más grandes corren el riesgo de experimentar una presión indebida en su núcleo si se queman con demasiada rapidez y furia. Los pastores que dirigen congregaciones más pequeñas pueden no brillar tan brillantemente en términos de prominencia o notoriedad, pero pueden arder por más tiempo porque no están sujetos a la presión incesante en su núcleo que los pastores de iglesias más grandes. Lo que sucede en el núcleo de la vida de un pastor es lo que determina su brevedad o longevidad en el ministerio. Como las estrellas, los pastores más jóvenes pueden involucrarse mucho más en la "actividad de la superficie" y girar mucho más rápido en términos de un movimiento constante y una fijación en lo que impresiona a la carne es el fruto de algunas "estrellas" más jóvenes en el ministerio. Pero a medida que crecen y son más consistentes en su caminar con Dios, los pastores a menudo llegan a la conclusión de que la "actividad superficial" no es una marca de madurez. Como resultado, los años más fuertes y mejores del ministerio para pastores generalmente ocurren a medida que crecen más y llegan a conocer a Jesucristo de una manera más profunda. Los pastores que sobreviven a la presión en su núcleo y usan su combustible dado por el Espíritu sabiamente encuentran que sus últimos años de ministerio son sus años más fuertes, porque pueden proporcionar una fuente de luz constante y estable para sus iglesias y comunidades. Al igual que las estrellas en el universo, no hay dos pastores que sean exactamente. Dios llama a algunos pastores a liderar iglesias masivas, a otros a liderar iglesias medianas, y otros a liderar iglesias más pequeñas. Algunos pastores son llamados a ser luces brillantes que son bien conocidas por las masas, mientras que otros son llamados a tener menos visibilidad en iglesias o comunidades más pequeñas. Sin embargo, independientemente del tamaño de su congregación o ministerio, los pastores están llamados a hacer brillar su luz de una manera que sea consistente con su propio llamamiento único.

Al igual que las estrellas, cada pastor será diferente de cada otro pastor en sus características específicas, luminosidad, y cada persona tiene sus propias experiencias únicas para extraer y su propia "temperatura espiritual" en Dios. Los pastores brillan con diferentes tonos, pero todos representan varias facetas del carácter de Dios. Así como las estrellas tienen una órbita designada, Dios tiene un curso predeterminado o una "órbita" para que cada pastor la siga. Esto incluiría los detalles que hacen que el llamado de un pastor a ministrar el Evangelio sea distinto y único, como por ejemplo, dónde está llamado a servir, a qué cultura está llamado a impactar y a qué personas está llamado a servir. Así como las estrellas cruzan los caminos de otras estrellas, el curso de cada pastor cruzará los caminos de otros pastores para que pueda tener comunión con y ser influenciado por Sin embargo, un pastor debe tener cuidado de no desviarse de su propia llamada divina para que su luz brille. El área u “órbita” que Dios ha ordenado para él.

Pastor Ignacio Hughes


Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Qué dice la Palabra de Dios acerca de la caravana de Migrantes?

TAREA ESCOLAR

TAREAS DE LA CASA