EL DON DEL ARREPENTIMIENTO

EL DON DEL ARREPENTIMIENTO

David había cometido adulterio con Betsabé, e hizo arreglos para que mataran a su esposo, y así poder encubrir su pecado (vea 2 de Samuel 11:1-15). Había pasado el tiempo y él seguía ignorando el asunto. Probablemente estaba haciendo lo que todos estamos tentados hacer cuando pecamos: Poner excusas y engañarnos con nuestros propios razonamientos. 

Puede ser que nosotros no tengamos que tratar con pecados tan serios como los que David enfrentaba, pero el pecado es pecado, y tiene un efecto similar en nosotros, no importa de que tipo sea. El hecho es que, hasta que lo admitamos, lo confesemos y nos arrepintamos de nuestro pecado (que es apartarse totalmente de el e ir en la dirección contraria) no seremos capaces de adorar a Dios con un corazón puro o una conciencia clara.


El Rey David se sentía bastante miserable hasta que al final se arrepintió de su pecado. Su gozo solo regresó después que se arrepintió (vea Salmo 32:1-7).


Estoy muy agradecido por el don del arrepentimiento ¿Por qué me refiero al arrepentimiento como un don? He visto personas que no pueden arrepentirse de sus pecados, y eso es algo terrible. Cuando la conciencia está cauterizada (endurecida), las personas son incapaces de sentir el peso y la seriedad de su mal comportamiento. Debido a ésta, todos deberíamos orar a Dios por una conciencia más sensible.




Primera de Juan 1:9 afirma que podemos admitir nuestros pecados, confesarlos y que Dios es fiel para limpiarnos completamente de toda nuestra injusticia.¡Qué buena noticia! Podemos vivir con Dios con una conciencia completamente limpia.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Qué dice la Palabra de Dios acerca de la caravana de Migrantes?

TAREA ESCOLAR

TAREAS DE LA CASA